Me gusta

miércoles, 20 de enero de 2016

LA RECETA ORIGINAL DEL KETCHUP CASERO


El ketchup, como casi todas las salsas nacidas en los hogares, es en inicio una salsa sencilla de hacer y muy versátil, puesto que se puede usar para acompañar tanto a carnes, pescados, patatas, pasta...
Sin embargo, la industria alimentaria, a base de ponerle diferentes productos para mejorar su presentación, ha hecho que cada vez se parezca menos a la receta original, y el sabor a tomate apenas se percibe.
Si quieres redescubrir el ketchup original, y tal vez darle tu propio toque personal añadiéndole un toque picante, por ejemplo, te invito a que hagas esta receta. Es muy fácil, rápido y económico y podrás disfrutar de un autentico ketchup de gourmet sano y natural. Además, a los niños les encanta.

INGREDIENTES:

1/2 Kg de tomate triturado, o unos 700 gr de tomate entero
70 c.c. de vinagre blanco de vino
50 gr. de azucar
pimienta en polvo
pimentón dulce (o picante si quieres darle un toque picante)
nuez moscada
1 vara de canela y una cucharadita de canela molida
3 clavos de olor
Aceite de cocina

Si lo deseas, puedes añadir otras especias. Un poco de mostaza en polvo, o un poco de albahaca fresca son unas alternativas muy apetecibles. Depende todo del toque que les quieras dar a la receta.
A mi me gusta utilizar tomates enteros cuando lo hago en primavera o verano. En invierno prefiero el tomate ya triturado porque a los tomates de invernadero no les encuentro mucho sabor. Si lo haces con tomates enteros, tendrás que meterlos en agua muy caliente unos segundos para que se pelen con facilidad. Los sacas y la piel se desprenderá casi sola. Trocea, quita las semillas y sigue los pasos de la receta tal y cómo la explico en el video.
El resultado es un ketchup muy sabroso que sabe a la receta original, y que va bien con cualquier plato. Si quieres disfrutarlo al máximo déjalo un par de días en la nevera para que los sabores se asienten. Te va a encantar.
Buen provecho.
 Si quieres ver más trabajos míos puedes hacerlo suscribiendote a este blog, a mi canal de YouTube pinchando aquí, o siguiendome en mi pagina de Facebook  pinchado aquí.

viernes, 8 de enero de 2016

CARAMELOS DE MIEL Y LIMÓN: LA RECETA ORIGINAL.


Cuando tenemos infección en la garganta, o simplemente
por efecto de un ambiente demasiado seco, con humo, o por haberla forzado demasiado, se inflama y nos duele. La faringitis, que es así cómo se llama está inflamación es muy molesta y en ocasiones puede causarnos afonía, molestias para hablar, comer o incluso tragar un poco de saliva.
Un método muy eficaz para aliviar estos síntomas es y ha sido desde siempre los caramelos de miel y limón.
Estos caramelos tienen la ventaja de que, al ir disolviéndose lentamente en la boca, sus efectos sobre la zona a tratar (la garganta en este caso) duran más que si tomamos otros remedios que pasan más rápidamente por la zona inflamada consiguiendo así que el remedio clásico (miel, jengibre y limón) sea mucho más efectivo. Si te duele la garganta y no puedes tragar, haz estos caramelos. Vas a notar el alivio muy pronto. Eso sin olvidar que no tienen ningún tipo de aroma, colorante ni saborizante artificial. Solo saben a lo que tienen: auténticos productos naturales.

Desde siempre, la miel, con su efecto calmante, desinflamatorio, y antiséptico ha sido una gran ayuda en los procesos gripales, resfriados, etc.
Con el limón ocurre lo mismo: es un buen antiséptico, y ayuda a limpiar la zona de flemas, e infecciones. Además su aporte en vitaminas es de gran ayuda en las faringitis, resfriados, y otras afecciones típicas del invierno.
Además, al añadirle a la receta jengibre, que es a mi juicio uno de los mejores y más eficaces antinflamatorios que nos regala la naturaleza,  esta receta se convierte en una ayuda estupenda.



INGREDIENTES: 
1 taza de azúcar blanca
1/2 taza de agua
El zumo de un limón
1 cucharadita rasa de jengibre en polvo
2 cucharadas grandes de miel sin procesar preferiblemente.
Azúcar glas para espolvorear

La elaboración es muy sencilla: solo tienes que hervir todos los ingredientes hasta alcanzar el color y espesor adecuados. En el video que tienes bajo este párrafo puedes ver en detalle el color exacto y la consistencia que necesita este jarabe para convertirse en caramelo. Te recomiendo que lo veas.
Disfruta de esta antiquísima receta, y olvídate de caramelos a base de aromas y saborizantes artificiales que apenas tiene los productos que se supone que llevan.  Si quieres ver más trabajos míos puedes hacerlo suscribiendote a este blog, a mi canal de YouTube pinchando aquí, o siguiendome en mi pagina de Facebook  pinchado aquí.




Seguidores