Me gusta

jueves, 7 de abril de 2016

CONSEJOS PARA DOBLAR CORRECTAMENTE LA COLADA


Hacer la colada es un trabajo desagradecido que no suele gustar a casi nadie. Pero si hay algo peor es lo que viene después: una montaña de ropa limpia esperando su turno de plancha y doblado.
Además, y para terminar de rematar, cuando por fin guardamos la ropa suele quedar una imagen poco estética, muy alejada a los impolutos estantes de las tiendas. ¿Quien no ha soñado alguna vez con abrir el armario y ver pilas perfectas de ropa como recién comprada?


Por otro lado, en ocasiones, cuando vas a ponerte una camiseta que aparentemente está bien doblada, te encuentras que, a excepción de la zona que estaba a la vista, el resto de la camiseta está arrugada. 
Para evitar que esto ocurra te voy a dar algunos consejos:

NO DEMORES EL TRABAJO
En primer lugar no dejes las prendas que no vas a planchar mucho tiempo amontonadas. Lo ideal es doblar esas prendas en el momento en el que las recoges del tendedero, a fin de que no se arruguen.
Tampoco debes doblar la ropa recién planchada. El calor de la ropa recién planchada, provocará que los dobleces de la ropa al doblarla queden marcados y se formen arrugas. Lo ideal es ir planchando toda la ropa que tienes que planchar y al terminar empezar a doblar las primeras prendas que planchaste, porque esas ya se habrán enfriado.Como excepción tenemos algunas prendas como pañuelos, servilletas, manteles... a mi personalmente me encanta extender un mantel sobre la mesa y que se noten los dobleces cuadriculados.

TRABAJA CÓMODO
Procura trabajar con comodidad. Busca una superficie limpia, lisa y amplia sobre la que doblar la ropa. Una mesa, o la encimera pueden ser un buen lugar. Aunque te dé pereza trasladar la ropa hasta un lugar con estas características, te aseguro que ahorrarás tiempo y el resultado final será mucho mejor.

BUSCA EL TAMAÑO QUE TE CONVIENE
Cuando dobles ropa, busca conseguir el tamaño  final que más se adapta a tu armario, a tus cajones... se trata de conseguir rectángulos perfectos de un tamaño que te permita guardarla y acceder a ella con comodidad.
No apiles mucha ropa doblada. Por muy perfectamente que hayas doblado la ropa, si tienes una pila de veinte prendas, las que quedan debajo terminarán por necesitar un planchado cuando las quieras usar. Es preferible buscar contenedores auxiliares, o simplemente desechar lo que ya no usamos (hablaremos de esto en otro post) y que una pila de prendas nunca supere más de cinco o seis piezas.

DOBLA LA ROPA CON MÉTODO
Por último, usa un método sencillo como el que te muestro en este video. Recuerda que doblar la ropa no consiste en dejarla bonita y lisa por fuera, sino en conseguir que tanto la tela que queda arriba como el resto de las capas estén estiradas para evitar arrugas.

En este video te muestro el modo de doblar las prendas más habituales, tanto para colocar en baldas, como para meter en cajones. Espero que te sea de utilidad.  

Seguidores