Me gusta

viernes, 8 de enero de 2016

CARAMELOS DE MIEL Y LIMÓN: LA RECETA ORIGINAL.


Cuando tenemos infección en la garganta, o simplemente
por efecto de un ambiente demasiado seco, con humo, o por haberla forzado demasiado, se inflama y nos duele. La faringitis, que es así cómo se llama está inflamación es muy molesta y en ocasiones puede causarnos afonía, molestias para hablar, comer o incluso tragar un poco de saliva.
Un método muy eficaz para aliviar estos síntomas es y ha sido desde siempre los caramelos de miel y limón.
Estos caramelos tienen la ventaja de que, al ir disolviéndose lentamente en la boca, sus efectos sobre la zona a tratar (la garganta en este caso) duran más que si tomamos otros remedios que pasan más rápidamente por la zona inflamada consiguiendo así que el remedio clásico (miel, jengibre y limón) sea mucho más efectivo. Si te duele la garganta y no puedes tragar, haz estos caramelos. Vas a notar el alivio muy pronto. Eso sin olvidar que no tienen ningún tipo de aroma, colorante ni saborizante artificial. Solo saben a lo que tienen: auténticos productos naturales.

Desde siempre, la miel, con su efecto calmante, desinflamatorio, y antiséptico ha sido una gran ayuda en los procesos gripales, resfriados, etc.
Con el limón ocurre lo mismo: es un buen antiséptico, y ayuda a limpiar la zona de flemas, e infecciones. Además su aporte en vitaminas es de gran ayuda en las faringitis, resfriados, y otras afecciones típicas del invierno.
Además, al añadirle a la receta jengibre, que es a mi juicio uno de los mejores y más eficaces antinflamatorios que nos regala la naturaleza,  esta receta se convierte en una ayuda estupenda.



INGREDIENTES: 
1 taza de azúcar blanca
1/2 taza de agua
El zumo de un limón
1 cucharadita rasa de jengibre en polvo
2 cucharadas grandes de miel sin procesar preferiblemente.
Azúcar glas para espolvorear

La elaboración es muy sencilla: solo tienes que hervir todos los ingredientes hasta alcanzar el color y espesor adecuados. En el video que tienes bajo este párrafo puedes ver en detalle el color exacto y la consistencia que necesita este jarabe para convertirse en caramelo. Te recomiendo que lo veas.
Disfruta de esta antiquísima receta, y olvídate de caramelos a base de aromas y saborizantes artificiales que apenas tiene los productos que se supone que llevan.  Si quieres ver más trabajos míos puedes hacerlo suscribiendote a este blog, a mi canal de YouTube pinchando aquí, o siguiendome en mi pagina de Facebook  pinchado aquí.




Seguidores